La precariedad laboral y la falta de prevención producen un incremento de los accidentes de trabajo

En el primer trimestre han aumentado un 5% con respecto a 2015

​Durante los tres primeros meses del año, se han producido un total de 296.436 accidentes laborales, un 5% más respecto del dato del 2015, lo que supone 14.044 accidentes laborales más. Aumentan tanto los accidentes que causaron baja como los que no.

De enero a marzo se han producido 129.534 accidentes con baja, un 6,8% más que en el mismo periodo del año anterior. La mayor parte de este tipo de accidentes tuvieron lugar en la industria manufacturera y en el comercio al por mayor y al por menor así como en la reparación de vehículos a motor.

Los sobreesfuerzos físicos sobre el sistema musculo esquelético son la primera causa de accidente de trabajo con baja (44.817 accidentes) seguida de los choques o golpes contra un objeto inmóvil como caídas o tropiezos (27.169 accidentes) y el choque contra objetos en movimiento (con un total de 15.255 accidentes). Todas estas causas son fácilmente evitables implantando medidas de seguridad adecuadas en los centros de trabajo.

Siguen notificándose más accidentes sin baja que con baja, de hecho se notificaron un total de 166.902 casos, un 3,6% más con respecto al mismo periodo de 2015 y en este sentido UGT advierte que este hecho puede estar directamente relacionado con la presión y el miedo que sufren los trabajadores en el actual contexto económico y laboral además de a la falta de medidas preventivas en las empresas.

Aumenta también, un 1,5%, el número de trabajadores fallecidos en los tres primeros meses del año, cifra que asciende a 138 trabajadores y que supone 2 muertes más que en marzo de 2015.

Las causas principales son los infartos y derrames cerebrales, seguidos de accidentes de tráfico o por quedar atrapados, ser aplastados o sufrir una amputación. El sector servicios es el que más fallecidos registra seguido de la industria, el sector agrario y la construcción.

Esto significa que cada día fallecen en España dos trabajadores en accidentes que podrían evitarse si se desarrollase una mayor prevención de los riesgos psicosociales, se promovieran buenas prácticas en los desplazamientos realizados durante la jornada laboral y se implantaran medidas preventivas en los lugares de trabajo.

La precariedad en el trabajo generada por la reforma laboral ha propiciado el incremento de la temporalidad, los contratos parciales o el empleo informal, algo que está produciendo el deterioro de la salud y calidad de vida de los trabajadores así como el aumento de las desigualdades. Por eso UGT reclama un aumento de las actuaciones de control del cumplimiento de la normativa de seguridad y salud en el trabajo, por parte de las Administraciones, en todos los sectores y a todos los trabajadores, sin distinción de su tipo de relación laboral, tamaño o sector de su empresa, sin olvidar las estrategias de formación y concienciación y teniendo en cuenta la necesidad de seguir fomentando la cultura preventiva.